viernes, agosto 20, 2004

Biografía de la semana

Rintintín fue una de las estrellas indiscutibles del cine en los años 40: joven, guapo, lleno de energía y vitalidad; inteligente y heroico (más que Lassie) era el prototipo de 'la estrella'.

Sabemos que nació en un hogar humilde, el cuarto de siete hijos (de esa camada), y que creció bajo los cuidados de su madre, doña Rina Tintina, y de su estricto padre -ministro religioso germánico, y orgulloso de su raza aria-, Fritz No-swartzenegger.

Cuando era obvio que la segunda guerra sería perdida por los alemanes, la señora Tintina huyó con sólo 10 de sus 22 hijos: muchos de los otros estaban ya en el ejército, y se ignora su destino. De los diez que ella tenía, de los diez que se llevaba, uno se cayó en la nieve y nomás le quedaron nueve.

Al cruzar la frontera suiza, una mujer piadosa se compadeció de verlos tan flacos y hambrientos. Les regaló un biscocho, que se comió de una mordida el más tragón. Se empachó y nada más quedaron ocho.

Cosas extrañas fueron ocurriendo, hasta que llegó a Estados Unidos la señora Tintina con sólo uno de sus hijitos: Waschanwear No-swartzenegger. Como el nombre era francamente impronunciable, el vástago sobreviviente adoptó el nombre de su madre (recién fallecida por la tristemente célebre Gran Epidemia de Rabia que asoló L.A. en esa época) cuando comenzó a estudiar en la Academia de Perros Actores, Gatos de Doblaje y Tiburones Asesinos, SA.

Grandes discusiones giran en torno a la vida sentimental de Rin Tintin. Se cree que tuvo un affair con Lassie. Las malas lenguas cuentan que en su vejez puso una agencia de representación de actores, y que a cambio de ciertos favores, lanzó a la fama a Benji y a Roxana Banana. Pero nada de eso está confirmado, y más bien suena a los típicos chismes de los papparazzi clase Vet, que son los más insidiosos.

Lo que sí sabemos es que la fama le sentó mal a nuestro artista. Dejó de hacer ejercicio y se aficionó a la comida gourmet. Se sabe que durante dos semanas no comió otra cosa que croquetas para gato, sólo por excéntrico. Y que durante dos meses comió sólo Scoobygalletas, lo que dañó irremediablemente sus terminales neuronales.

La combinación parecía fatal: fama, desempleo, fortuna inmensa y adicción a la comida y a los tranquilizantes (se sabe que lo inyectaban con sustancias de uso veterinario) lo hacían perfilar como un nuevo Elvis. Para colmo, su sobrepeso le cerró las puertas del cine, siendo 'Las cachorras del pantano atacan de nuevo', la última película en la que apareció (de serie B y medio porno).
En ella jugaba el papel de galán joven y esbelto, pese a ya no cubrir el perfil. Por supuesto, el film fue un fracaso, y los críticos se dieron vuelo señalando el corset (discretísimo, según el agente de Rin Tintin) que, más que adelgazarlo, lo hacía ver terriblemente ridículo.

Se cree que por eso Rin Tintin se intentó suicidar varias veces. La última, fue rescatado casi milagrosamente por Dulce Polly, una golden retriever que, pese a su nombre, nunca tuvo nada que ver con el mundo del espectáculo. Dulce Polly era rescatista voluntaria, y convenció a Rin Tintin de dejar el mundo de la frivolidad y hacer dieta, ejercicio, trabajo comunitario.

Pronto nació el amor entre ellos y se casaron en una discreta ceremonia en San Bernardo. Si todos los datos son ciertos, Dulce Polly y Rin Tintin siguen viviendo en la Riviera Maya, donde pusieron una escuela de obediencia a finales de los 80.



 Posted by Hello

Rin Tintin en el set de filmación de 'Las cachorras del espacio"

1 comentario:

boro dijo...

Me parece espectacular..siempre quise saber que habia sido de Rintintín...