jueves, julio 24, 2008

Acabo de leer / estoy leyendo

Terminé con "Tiempo de marte" de Philip K. Dick. ¿Qué les digo? Es como suele ser Dick: alucinante, terrorífico, divertido... no es mi favorito de Dick (mi mega favorito de este autor es "Ubik") pero no está nada mal.
La historia, de entrada, pareciera sencilla: una familia de colonos que sufre la vida en Marte. El papá trabaja y pasa mucho tiempo fuera de casa, la mamá se droga para sobrevivir al hartazgo, el hijo crece a la buena de Dios (cualquier parecido con la típica familia gringa no es coincidencia, claro).
Los vecinos son unos imbéciles (según la mamá), o unos pobres diablos (según el papá) o buenas personas (según el hijo).

Hasta ahí, una bonita novela costumbrista, con el detalle (minúsculo, sin importancia) de que ocurre en Marte... y bueno, que hay nativos marcianos, unos pobres seres a punto de la extinción que son peortratados y más discriminados que las minorías étnicas en la Tierra.

Por azares del destino (si tal frase hecha tiene cabida en una novela de Dick) el papá de esta linda familia es contratado por el ricachón de Marte (una especie de Fidel Velázquez: el líder corruptísimo del sindicato de Aguas) para lograr comunicación con un niño autista (casualmente, hijo del vecino de junto de la familia protagonista) del que espera obtener información privilegiada...

Entonces pasa todo. Alucines, disrupciones espacio/tiempo, affaires, pesadillas... vamos, que es don Philip. Cuando digo "pasa todo" es que "pasa todo". :)
Aunque en general la historia es triste y la atmósfera angustiante, el final es lindo -de alguna manera. Pero lo más chido es todo el proceso para llegar a ese final. Oh, yeah, muy recomendable.

Y ahora estoy leyendo un librito para chamaquillos, que se me acabará, sin duda, hoy mismo. Se llama "La fábrica del terror" y es de la portentosa Ana María Shua. Consiste en cuentos de horror (but off corpse) clásicos, reescritos para la chamacada. Pero la mejor parte es que, al final de cada cuento, Shua explica los mecanismos del miedo que accionó.

Es un libro efectivo: Imaginad que uno de los cuentos me impresionó tanto que hasta soñé algo al respecto... y no era de zombies (aunque el libro sí incluye uno de zombis, yupiiii!).

En fin, seguiré leyendo, esperando que no tarde en llegar el fin de semana :)

4 comentarios:

Ministry of Silly Walks dijo...

Yo estoy por empezar The left hand of Darkness, de Ursula Le Guin. Para mí es siempre un reto comenzar a leer Ciencia Ficción. Pero soy paciente y luego le agarro el vuelo.

bandala dijo...

Gracias por estas recomendaciones, sobre todo La fábrica de terror, pues me late mucho la literatura de mello. ¿Quién publica el libro?
También me gusta Phillip K. Dick, creo que lo último que leí de él fu "Fluyan mis lágrimas, dijo el policía" y tengo pendiente una antología de sus cuentos.
Ursula K. LeGuin es muy buena. Yo leí "La mano izquierda de la oscuridad" y realmente es muy interesante pues ella hace una reflexión muy interesante sobre cuestiones como la cultura, civilización, la visión del otro, etc. También hay otra novela suya que me gustó mucho mucho: "El relato".
Y pues disculpen, me ganó la emoción y ya me extendí.
Saludines.

Falcon dijo...

Buenas recomendación Philip K. Dick es por mucho uno de los mejores escritores de ciencia ficción.

Gonzalo Lizardo dijo...

Hola, Rax: fue una lástima que no nos viéramos. Pero allá los espero en Zacatecas. Podríamos armar un plan: yo organizo una mesa redonda sobre "Temas de literatura fantástica" (o algo por el estilo), y les tramito viáticos para que Alberto hable sobre sus autores, sus novelas o cuentos o temas favoritos. Así los dos visitan la ciudad, escuchamos las conferencias, y luego nos vamos en bola a cenar, a oir música, a platicar.
Si le interesa (ojalá que sí), dile a Alberto que me escriba (en el blog está mi email), para que organice su agenda y me informe cuándo podría ir a Zacatecas, donde tiene lectores muy entusiastas.

¡Salud y saludos!